Blogia

Club Salandar, rutas montaña y btt

Integral invernal de Gredos del GUM Salamanca 2008

Integral invernal de Gredos del GUM Salamanca 2008

¡¡5´30 de la mañana!! ¡¡5´30 de la mañana!! Si me lo dicen hace unos años no me lo creo.

En fin.

Desde Peñaranda tuvimos que levantarnos tempranito para poder estar en Salamanca a las 7, hora en la que salía el bus con Jacinto al volante para acercarnos a Gredos.

Integral invernal de Gredos del GUM Salamanca 2008 (www.gumsalamanca.com ), con Adolfo y Manolo de guías, dando la talla, como siempre, y un montón de gente conocida de otras batallas. En este caso, del Club Salandar fuimos 9 personas, que no es mal número: Nely, Juan, Pedro, Agustín, Albarrán, Sánchez, Carlos Elías, Manolillo y yo.

Recorrido: plataforma de Hoyos del Espino hasta la de Nogal del Barranco, pasando por los Campanarios, La Mira (2343), el Refugio Victory y los Galayos.

Para condiciones invernales, las del año pasado. En esta ocasión, un día soleado como si fuera primavera (¡el tiempo está loco!). Poca nieve (no ha vuelto a nevar como antes), durita, eso sí (excepto en la parte sur, al pasar a Galayos), que nos permitió progresar estupendamente.

Entre charlas y con buen ánimo, la travesía transcurrió sin problemas, disfrutona. Llegamos a La Mira (2343) y las vistas eran impresionantes. Este es otro de esos lugares privilegiados, casi mágicos.

Un grupete, gracias a Adolfo, tuvimos la oportunidad de conocer una canal estupenda que en buenas condiciones tiene que ser una gozada.

El Victory sigue como siempre, en un lugar envidiable, con su cara mirando a esos Galayos majestuosos que, en cualquier época del año, son un disfrute para los sentidos.

La bajada, también como siempre, larga y llena de piedras, piedras infinitas, infinitas piedras.

Un día disfrutón, muy completito.

Mereció la pena el madrugón.

Otro día más.

Mapa a través del track y Google. Captura de pantalla 1 

Mapa a través del track y Google. Captura de pantalla 2 

Perfil a través del track 

Fotos de Agustín 

Fotos de Sánchez 

Fotos de Carlos Elías 

Mis fotos 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ascensión invernal al Almanzor, por la Norte. Javi 4000 y Jose Antonio “el de Villarino”

Ascensión invernal al Almanzor, por la Norte. Javi 4000 y Jose Antonio “el de Villarino”

El viernes 19 de enero de 2008 llegamos al refugio Elola, en el circo de la laguna Grande de Gredos, con ganas de acometer una empresa montañera que desde hace dos años llevamos intentando. Esto del cambio climático y la falta de nieve-hielo habían hecho inútiles nuestros anteriores intentos.

A las 05 h, con la fresca, nos levantamos. Bajamos a preparar las cosas y a desayunar, cuando nos encontramos con que “alguien” había entrado por una ventana que los del refugio habían dejado abierta y se había zampado la mitad de nuestro desayuno y todo el de otro grupo que también habían dejado preparado (había restos de pequeñas huellas de animal en la encimera). De regreso al refugio explicamos lo ocurrido a Óscar, el guarda, puesto que el otro grupo, que se levantó más tarde, seguro que pensó que habíamos sido nosotros los que habíamos hecho el “trabajo”).

Salimos del refugio a las 06 h con los frontales e iniciamos la aproximación a la Norte del Almanzor, una vía a la que la teníamos muchas ganas. Dos horas nos llevó, pero como era la 4ª vez que acudíamos a ella lo teníamos claro, así que a las 07:45 con las primeras luces del alba, llegamos a pie de vía. No estaba en muy buenas condiciones y parecía que la ascensión iba a ser en un claro mixto.

Nos preparamos y a las 08 h iniciamos la ascensión. El primer largo mixto con dos resaltes rocosos que exigían precaución. Reunión en la bifurcación de la canal. El segundo largo es el clave, debería haber un resalte de unos 8 metros de hielo, pero con este tiempo, era roca y bien seca. No será más de IV, tiene dos clavos y los friends entran bien, así que incluso con los crampones no se pasa mal del todo. Reunión en unas rocas a la derecha de la canal. El tercer largo se ve íntegro por una canal con pequeños resaltes que se pasan fácil, reunión en la misma canal (aquí dejamos un empotrador y dos clavos), y acometemos el último largo ya hasta la brecha entre las dos cimas, a donde llegamos a las 12:45 h.

Había varias personas que habían subido por la normal de la portilla del crampón, vía que en su parte final, en esta época, debido a las condiciones de nieve y hielo, exigía extremar las precauciones. Se sube relativamente bien, pero bajar sin material es otra historia. No sé cómo la gente sube en condiciones tan precarias o pone en peligro su integridad en condiciones que luego no es capaz de superar. Alguno estaba más que preocupado por el descenso que les esperaba así que nos ofrecimos a echarles una mano con el descenso: montamos el rapel con nuestras cuerdas hasta las inmediaciones de la portilla del crampón, que fueron utilizadas para el descenso en rapel de cuatro personas que allí se encontraban. El colmo fue un personaje que estaba sin arnés, y muy poco convencido de acometer el descenso destrepando, así que con un arnés de fortuna lo descolgamos por el tramo final de la vía normal. Estuvimos casi hora y media bajando gente. Hoy por ti mañana por mi, en montaña ya se sabe, todos alguna vez nos hemos enmarronado y nos hubiese venido muy bien la ayuda de alguien ¿no?

Regreso al refugio y a la plataforma, que el domingo habíamos quedado con nuestros compañeros y amigos del Club Salandar en las inmediaciones de las lagunas del Trampal, pero esto es otra historia.

Saludos y a disfrutar.

Sierra de Guadarrama. Peñalara

Sierra de Guadarrama. Peñalara

Este sábado pasado, aprovechando una ventana de buen tiempo entre la nevada del viernes y la borrasquilla del domingo, Carlos Elías ha compartido con el amigo Joaquín un bonito día de montaña por la vecina Sierra de Guadarrama. Nos cuenta que…

Es admirable y asombroso como tan próximo a una gran ciudad como Madrid exista la posibilidad de realizar una actividad invernal tan interesante; si bien es cierto que algunos puntos de la Sierra corren el riesgo de convertirse en "parques temáticos" para el esparcimiento de los madrileños en la naturaleza, también es cierto que si te alejas ligeramente de los puntos con mejor acceso y le echas un poco de imaginación, puedes disfrutar de una autentica jornada de montaña casi en solitario.

Esto fue lo que hicimos. Nos alejamos de la concurrida ruta de acceso a la Laguna de Peñalara desde el aparcamiento de Cotos y buscamos más abajo en la carretera de Rascafría un punto discreto donde iniciar la ruta; eso sí, con bastante más desnivel que superar.

Partimos de la cota 1600 para adentrarnos, por una pista ya con nieve recién caída de la noche anterior, en un bosque mágico que conservaba intacto el efecto de la nevada, tanto en los árboles completamente cubiertos de nieve helada, como en el suelo, donde sólo la huellas de algún bicho mostraban presencia viva.

Contamos con la oportuna ayuda de las raquetas que se muestran especialmente útiles en estas condiciones de nieve reciente, te proporcionan una sensación muy agradable cuando te permiten progresar fácilmente a pesar de la cantidad de nieve acumulada. Creo que dados los cambios que estamos sufriendo en nuestros inviernos, cada vez resultan más recomendables. En otros tiempos las nevadas eran más tempranas y había tiempo para que se asentaran, permitiéndote caminar por nieves duras… Ahora hay que aprovechar las escasas nevadas antes de que desaparezcan, teniendo que soportar aproximaciones con nieves muy blandas que desaniman a cualquiera. En fin, es lo que hay y por tanto no queda más remedio que adaptarse.

Después de una gratificante travesía por el bosque salimos a la zona abierta de la sierra para unirnos al camino que conduce a la Laguna de Peñalara y a la cima del mismo nombre. Es este el camino más transitado. A pesar de la niebla y el intenso frío no faltaba gente con evidente "mono" de hacer actividad, que se repartían por los distintos itinerarios que ofrece esta zona.

Nosotros elegimos uno de los recorridos más alejados dirigiéndonos a la laguna de los Pájaros. Es un recorrido muy interesante que en una suave subida te permite disfrutar de diferentes lagunas cubiertas de hielo y nieve en un bonito ambiente invernal.

Pasamos la laguna, en torno a la cota 2200, y nos acercamos a una cresta que Joaquín me dijo llaman los Claveles, lástima que la niebla y la ventisca, que en esta zona era muy fuerte, no nos permitiera ver la zona de Segovia que está al otro lado ni la forma de continuar por la cresta hasta la cima de Peñalara y salir por la ruta normal de ésta.

Después de una rápida comida, por el frío que hacía, regresamos por el  mismo camino, disfrutando al final de un sol que nos ofreció bonitas imágenes de la Sierra.

Tiempo empleado: 5h 30'

Cota mínima: 1600

Cota máxima: > 2200

Al final de la jornada pasamos a saludar al amigo Rafa, compañero en nuestro treking por Karakorum, en La venta Marcelino, que estaba a tope de gente  desplazada para disfrutar de la nieve en familia. Como siempre nos puso los dientes largos contándonos su reciente viaje al volcán Ojos del Salado y al Aconcagua (2º y 1º picos mas altos de América).

Esperamos que no pase demasiado tiempo antes de poder pisar aquellas tierras.

Os dejo algunas fotos .

I Carrera integral extreme de Las Batuecas (Salamanca)

I Carrera integral extreme de Las Batuecas (Salamanca)

… o la macro pista americana, ¡vaya circuito salvaje que nos encontramos!

A la tercera va la vencida.

Tres años, tres, llevaba el amigo José Antonio intentando engañar a alguien más que a él mismo para realizar esta actividad (4 h 20´ el primer año y 3 h 40 ´ el segundo).

Y este año ha tocado.

Yo no lo tenía claro, por aquello de la falta de entrenamiento… pero por probar algo nuevo y por acompañar a los amigos, pues ahí nos plantamos, ¡más chulos que un ocho!

2 de diciembre, día para marcar en el calendario. Es el día que más he sufrido en una carrera, ¡con diferencia!

Amaneció una gélida mañana aderezada con niebla, mucha niebla. Salimos de Peñaranda Carlos Elías y yo, a la búsqueda de otros dos locos que nos esperaban en Aldeatejada, José Antonio (padre de la criatura) y Javi 4000. Gabi y Agustín, por distintos motivos, no pudieron acompañarnos.

Entrando a La Alberca se hizo realidad lo que nos venía contando Jose durante varios kilómetros, y nosotros no nos creíamos: a partir de ahí desaparecería la niebla para quedarse un día soleado. Y así fue; estupendo.

Preparación, agua, barritas, ropa y zapatillas de recambio, mochilas a la espalda y a darle a las patucas.

¿Estamos seguros? ¿Estamos convencidos? ¡¿Toda la integral de Batuecas corriendo?!

Bajada por el Reventón, a ratos por el camino y a ratos en línea recta, entre los brezos, jaras y escobas… ¡El de Villarino está loco, que forma de bajar! Menos mal que este tramo lo bajamos con chubasquero y pantalón largo… Atravesamos muchos tramos en los que no se nos veía, pues la vegetación nos absorbía, a la vez que nos escupía gran cantidad de agua que había acumulado durante la noche y los días anteriores de lluvias. Lo de las piedras es otra historia, ¿aquí cuándo barren?, je, je,… Algo menos de 30 minutos invertidos para bajar hasta el monasterio. ¡Y yo ya llegué como Rambo, que no sentía ni las piernas!

Unos tramos más o menos llanos hasta la presa, ¡qué placer!

Barrita. Trago de agua y nos vamos para arriba, más arriba, más arriba, más arriba,… ¡Aquí no se para de subir!

¡Vaya inclinación! A partir de estos tramos de subida yo no tenía ningún convencimiento de que fuera a terminar la actividad. Y para colmo, comenzamos una interminable pista americana, eso sí, natural y a lo bestia. Piedras y más piedras, árboles caídos, maleza que se come los senderos, más piedras, piedrecitas, grandes piedras, pedreros inmensos,… Y hasta llegar a Los Puertitos todo pica para arriba.

Por la zona de los últimos pedreros yo ya estaba desfondado, ni siquiera podía tirar en las pequeñas subidas, por eso en Los Puertitos (2 h 19´), cuando tocamos suelo llano, mis piernas lo agradecieron mucho, mucho y mucho.

Cambio rápido de camiseta y comenzamos a bajar. Parecía que a partir de ese momento todo iba a ser mucho más fácil… Pero nada más lejos de la realidad. Parecía que estaba aprendiendo a andar, je, je,… las piernas no daban más de sí…

Y para colmo nos confundimos de pista, ¡cosas de la vida!, por lo que bajamos hasta La Alberca en lugar de subir por detrás de la Peña del Huevo hasta el Portillo. Yo, encantado, je, je,…

Javi y Jose subieron por la carretera, marcando Javi arriba un tiempo de 3 h 8´. Carlos, que se quedó a esperarme, y yo, en La Alberca, 3 h 14´.

Los 4 valientes, o locos, desafiamos esta larga ruta, con una distancia que habrá rondado los 22-25 kilómetros y unos desniveles que no quiero ni pensar (menos mal que se me olvidó el gps en casa, mejor no ver esos perfiles).

El próximo año, que volveremos, espero que, al menos yo, pueda estar mejor entrenado, tanto para la carrera como para la comida de después (¡dejamos parte del chuletón encima de la mesa, cachis!)

Y al final de la carrera, después de la ducha en Sequeros, se insinuaban nuevas propuestas “X”, tanto con la btt, como corriendo o subiendo a no sé qué picos y montañas,… ¡Están locos estos romanos!

Esta espinita me ha quedado clavada y espero poder sacármela el próximo mes de diciembre, disfrutar más sufriendo menos... ¿Se animará alguien más para entonces?

XXIV medio maratón Babilafuente-Salamanca (30/09/07)

XXIV medio maratón Babilafuente-Salamanca (30/09/07)

Sí señor, por allí estuvimos, corriendo bajo la lluvia, je, je,...

Os cuento rápido, ¡qué hay prisa! (como decía la abuela del anuncio).

Llegamos a Salamanca sobre las 9´15 de la mañana para coger el tren que nos llevaría, a corredores y acompañantes, hasta la salida en Babilafuente. ¡Qué sorpresa, estaba súper abarrotado de gente! Más parecía un tren de los que estamos acostumbrados a ver por India, ¡cuánta gente… y todos tan apretados…! (si la carrera sigue ganando en participantes la organización, creo yo, debería ampliar el número de vagones).

Ya esperando la salida del tren el agua comenzó a caer con fuerza. Todos los que íbamos a correr teníamos claro, desde hacía días, que nos íbamos a mojar… Y ahora lo estábamos corroborando… ¡Qué manera de caer!

Llegada a Babilafuente y desbandada general… ¿Dónde nos metemos con la que está cayendo? Supongo que, ante las previsiones meteorológicas, se podría haber habilitado el macro centro cultural del pueblo para que nos pudiéramos cambiar de ropa con ligera soltura, sin hacer equilibrios y bajo la incesante lluvia. En fin…

Calentamiento por la plaza, mucho chubasquero, gente conocida (atletas que participaban y otros, como el doctor Moreno, Juan Borrego, el amigo Moisés, Chache, Javi,… que en esta ocasión descansaban en esto de darle a las patucas), saludos a unos y otros,…

A la hora prevista, más o menos, el Diputado delegado de Educación, Deporte y Ferias, Jesús María Ortiz (esa sonrisa perpetua, ¡qué tío!) daba el pistoletazo de salida en la plaza de Babilafuente. ¡Nos vamos…!

Hasta el kilómetro 4-5, más o menos (y hablo de los míos, para los galgos igual era ya el kilómetro 7-8, ¡vaya Usted a saber!) estuvo lloviendo… Pero luego cesó y se quedó un día estupendo, de esos que a nosotros nos gustan: humedad en el ambiente, cuatro gotas de vez en cuando, buena temperatura para correr,… ¡una gozada!

Por la carrera me uní a Raúl Prieto (ese nadador infatigable) que iba con otro compañero (siento no saber su nombre)… Llevaban un buen ritmo y estuvimos hablando de varios temas… y al final fueron aumentando el pistón y yo tuve que dejarlos, ¡iban sobrados y a mí me faltaba el aliento!
Del grupete, nuestro grupete, claro, estuvimos Sánchez, Pedro "Alaraz" y yo mismo (y Angélica, Rosa y Diego animando, ¡qué siempre viene bien y se agradece en el alma!). Faltasteis unos cuantos (Joséluis y Juan “Alejo” los tengo desaparecidos aunque sé que están en forma, de Nely y Judith no tengo noticias, Gabi estaba en otra guerra deportiva, que si Carlitos tenía boda, que si José Antonio estaba liado con las cervezas y no le va el asfalto, que si Javi4000 estaba de ruta de senderismo con Salandar, que si Albarrán se está haciendo un poco mariquita,...), etc., etc., etc. Tampoco vi por allí a los colegas que nos encontramos algunas noches trotando por Peñaranda y que están organizando un grupete majo de corredores: Pifo, Paco “San Luis”, Molo, Fran “Villoldo”, Rober,… ¡A ver cómo recuperáis esta falta, je, je,...!
También nos encontramos con mucha gente conocida: Agustín (que había estado de boda y no pudo participar; nos hizo algunas fotos en la meta –espero que me mandes alguna, ¿eh, pollo?), Manolo "Opel" (ese campeón de España y olé), Emilio "Mancera" (que también estuvo de boda por Zamora y, por cierto, sale en una foto de La Gaceta de hoy), Santi “Aldeadávila”, Edu (Paradinas, un campeón que he conocido este verano), Angelito “Macotera” (un compañero de clase y del fútbol sala que ahora está dándole a esto de las carreras), Moisés y Javi junto a otra gente conocida del Atlético Salamanca, algunos triatletas, y muchas caras conocidas de otras carreras,...
Nosotros pudimos terminar todos, cosa importante, je, je,... Y seguro que sufrimos todos... cada uno a su manera, pero sufriendo...
A ver si salen los tiempos oficiales en la web de la Diputación (yo hice aproximadamente 1h 42´, ¡no está mal para entrenar un par de días a la semana, puf...!; terminé corriendo un tramo con Diego y salimos en el Tribuna de Salamanca de hoy, ¡cuándo lo vea su abuela!) y vemos cómo hemos andado.
El amigo Gabi estuvo por tierras queridas para nosotros, por la zona de Picos de Europa. Hizo la carrera de Panes-Potes (todo el desfiladero de La Hermida, ¡qué valiente el amigo Gabi!), unos 28 km. (http://www.geocities.com/panes_potes/). Dice que los últimos 8 km. se hicieron duros. ¡Es un campeón!, ¡y sólo se le hicieron duros los 8 últimos! Ya nos contará y, si es bonita, nos vamos para allá el próximo año...
Saludos y a seguir disfrutando de la vida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fructífero fin de semana por Picos de Europa

Fructífero fin de semana por Picos de Europa

Club Salandar, sección montaña

Fructífero fin de semana por Picos de Europa

¡5 picos, 5 (más la ruta del canal)!

Si me lo dicen antes de ir, no me lo creo.

Amigos de la sección montaña teníamos previsto ir a dar una vuelta durante los días 13-14-15 y 16 de septiembre de este 2007 por nuestros tan queridos, y ligeramente lejanos, Picos de Europa. Los planes eran (al final salieron mejor de lo previsto… sigue leyendo…):

- Escalada al emblemático pico Urriellu (2.519 m) por la vía Pidal.
- Ascensión a Peña Vieja (2.619 metros) y Tesorero (2.571 metros).
- Canal del Urdón (o canal de Reñinuevo).

Al final nos hemos juntado un total de 11 amigotes: Miguel Manjón, Julián “mi Juli”, Carlos Elías, Agustín, Manolillo, Sebas, Carlos, José Antonio, Eduardo “Dudu”, Sánchez y el que suscribe (Ángel “Lillo”). Por circunstancias de la vida no pudieron acompañarnos las respectivas y otros amigos habituales en estas movidas de los que, todo hay que decirlo, nos acordamos bastante en distintos momentos de la actividad: Cristina, Don Emilio, Gabi, David “Pini”, Javi 4000, Juli “el rumano”,…

Todo el fin de semana ha sido un auténtico lujo. Nos ha acompañado el tiempo y hemos podido compartir todo tipo de experiencias con este grupo de amigos; algo que no se paga con dinero.

Por un lado, Dudu y Jose estaban en la zona del Urriellu, dándole caña a La Pidal y al Torrecerredo (2.648 metros). Estaba previsto que nos juntáramos el sábado en Bejes.

Por el otro, el resto de compañeros, en la zona de Fuente Dé.

El grueso del pelotón, como se dice en el argot ciclista, estuvimos cenando y vivaqueando en Fuente Dé, junto a la fuente de la estación inferior del teleférico. Cenita, café en el Parador (¡qué sibaritas, je, je,…!), charla y al sobre. ¡Una noche preciosa!

Al día siguiente prontito arriba. Parece mentira la cantidad de gente que circula por ese lugar… ¡Vaya negocio! Subimos en el teleférico (con sus nuevas cabinas; las gracias habituales… que si el conductor loco,…). La canal de la Jenduda queda para otro día, ¡esa canal hay que subirla!

Vimos que la estación superior de El Cable ha sufrido una transformación bárbara y la han preparado, más si cabe, para los turistas, ¡la pela es la pela! Por cierto, el “chalecito” en el que otras veces hemos dormido sigue más o menos igual (estaba limpio, aunque con mucha humedad).

Deportivamente hablando, el fin de semana salió redondo. Además de que pudimos disfrutar de un día soleado, de la compañía de nuestros amigos y otros muchos montañeros (era fiesta en Cantabria).

Pudimos hacer cumbre en Peña Vieja (uno de nuestros objetivos), con bastante gente por el camino y con el peligro de caída de piedras en la última zona de subida. La ruta es sencilla, encaminándonos desde la estación superior de El Cable hacia la Vueltona y encarando las dos afiladas agujas, la de la Canalona y la de Bustamante, que anteceden a la Peña Vieja, pico que con sus 2.619 metros es la mayor elevación de este conjunto de montañas y de toda Cantabria.

Y, además, a la bajada y aprovechando que estábamos por allí, atacamos a uno de los Picos de Santa Ana (uno con 2.601 y el otro, al que subimos, con 2.596 metros). Un pico fácil de subir y cuya cumbre es bastante aérea, ¡muy bonito! Nos gustó mucho. Este pico no estaba en los planes, pero… Suma y sigue…

Después comimos en la zona del collado de los Horcados Rojos, con esas preciosas vistas de Picos, el Urriellu, los jous,… ¡Un auténtico privilegio! Y después de comer, ascensión al Pico Tesorero. Ese estilizado y piramidal pico, bello y peculiar punto que se ve desde muchos lugares de Picos y en el que confluyen las tres comunidades que comparten el territorio de Picos de Europa: Asturias, Cantabria y Castilla y León. La subida no es muy evidente, o más bien decir clara, porque parece que hay mil y un caminos… La última zona está bastante rota, con mucha piedra suelta y en la que te encuentras con varios pasos divertidos en los que hay que trepar o poner las manos para buscar apoyo; son unos pasos que hacen la ascensión más entretenida (de todas las maneras nos resultó un pico fácil, accesible; no es el Torrecerredo o la Peña Santa, que ya son otra historia…) ¡Una gozada! En la cumbre nos encontramos con un grupo de Bribiesca, Burgos. La vista desde ahí arriba es inmejorable, espectacular, pues ofrece un paisaje amplio con vista a casi todos los puntos relevantes de este macizo. Allí estuvimos jugando a “descubrir” qué pico era uno y cuál era otro, recordamos nuestra subida al Llambrión, soñamos con futuras rutas por aquí y por allá,… Un momento disfrutón…

Con el grupo también hicimos la casi obligada visita al refugio de Cabaña Verónica, 2.325 metros, el más singular de cuantos se encuentran en Picos (su estructura es la cúpula metálica de las baterías antiaéreas de un barco portaaviones; tiene una historia curiosa). Por cierto, nos dijeron que en breve lo iban a desmontar porque el guarda, Mariano, ya no iba a estar en él… y supongo que nadie querrá quedarse ahí arriba…

Regresamos a la estación superior del teleférico, bajamos a los coches y nos desplazamos hasta Bejes… ¡Tenemos una cita!

Por el otro lado, nuestros amigos estaban enfrascados con su escalada al Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu, 2.519 metros, por la cara norte (Vía Pidal-Cainejo).

Fue el día 14. Dos grandes y buenos amigos, pertenecientes a la sección montaña del Club Salandar, un villarinense, José Antonio Martín Conde y un peñarandino, Eduardo de la Torre Hernández (Dudu), después acometer la noche anterior una rápida subida desde Pandébano hasta el refugio y después de meterse entre pecho y espalda 6 platos de cena (¡cada uno!), escalaron a la cima del Naranjo de bulnes o Picu Urriellu por su cara norte, siguiendo la vía conocida como La Pidal-Cainejo. Como Dice Dudu, rememorando y asombrándose de lo que estos dos personajes hicieron y lograron allá por el año 1904 en la que fue la primera ascensión a la cima de este impresionante y emblemático pico de los Picos de Europa. Y más aún al leer que estos dos valientes hombres lo hicieron tan sólo con la ayuda de una cuerda de cáñamo, ¡y descalzos! Parece ser que fue por iniciativa de Don Pedro Pidal (marqués de Villaviciosa) que le pide a su amigo el pastor Gregorio Pérez, más conocido como El Cainejo (por ser natural de Caín), que le ayude a subir a esta montaña… Y el uno con unas alpargatas de cáñamo y el otro descalzo consiguen tan excepcional hazaña. ¡Vaya campeones!

Jose y Eduardo lo hacen en la modalidad de escalada clásica, ayudados por el material necesario para esta disciplina (cuerdas, friends, figureros, empotradores,…). Suben en 8 horas, empleándose a conciencia en la seguridad de la ascensión (en lugar de montar sólo las habituales 8 reuniones motaron 12 con sus respectivos 11 largos). Una vez en la cumbre y disfrutando del esfuerzo descienden por la cara sur (la más directa) montando tres rápeles que les condujeron hasta el suelo. Recogida de material y celebración de la consecución del objetivo y del sueño deseado. Como dice Dudu, lo celebran con un fuerte abrazo y el gozo y la alegría de haberlo logrado y salido ilesos de la aventura, además de asombrados por lo que aquellos “hombres” hicieron hace ya más de cien años.

Algunos datos: salida del refugio a las 08:00 de la mañana. Llegada a la base del Picu a las 08:45. Inicio de la escalada a las 9:00. Llegada a la cima a las 17:00, para iniciar el descenso a las 17:45 aproximadamente y llegar al suelo a las 19:15. Sobre las ocho de la tarde están de regreso en el refugio de Vega Urriellu.

Las palabras de José Antonio también son emocionantes y extraordinarias: Llevaba cerca de dos años con un sueño: subir al Picu Urriellu por la vía Pidal-Cainejo. En esos dos años muchas de mis actividades se encaminaban a lo mismo: ¡¡cumplir mi sueño!! Los cursos de formación técnica, las horas de "prácticas" en casa montando reuniones en el cabecero de la cama y "rescatando" dos botellas de agua que intentando subir las escaleras de casa habían sufrido un "accidente", los meses de carreras por el monte, los días de escaladas en el risco de Santibáñez, el millón de noches que antes de dormir he realizado la ascensión, las horas de "navegación" intentando encontrar algún dato nuevo que sumar a los miles que ya tenía, los días de ausencia que Susana en su infinita bondad y comprensión soportaba estoicamente y sin cuyo apoyo todo lo demás no serviría de nada,… En definitiva, la preparación necesaria para la culminación de un sueño. Por eso, después de regresar de pasar unos días en la montaña en compañía de unos hombres a quienes el menor calificativo que se les puede dar es el de ¡¡AMIGOS!!, y cuya compañía aporta al alma incluso más que la culminación de un sueño, deciros que cuando cumplí mi sueño, desperté para comprender que los sueños son importantes, pero más importante es tener a quien contarlos.

Al día siguiente, 15 de septiembre, aún con la mente en La Pidal, con el tacto de la roca en los dedos y la emoción palpitante, se dirigen a realizar otra actividad no tan exigente pero no por ello menos atractiva: ascenso y trepada (esto último de la trepada porque al final de la vía normal de ascensión se equivocan de itinerario y se encuentran con una trepada que afrontar de dificultad alta y en esta ocasión sin cuerdas ni material para ello; aún así la superan) al Torrecerredo (2648 metros). El Torrecerredo es el techo de los Urrieles y el punto más elevado en muchos cientos de kilómetros a la redonda. Desde arriba sus vistas son magníficas (los Urrielles, el macizo de las Peñas Santas,…). Consiguen hacer cumbre, en la que se encuentran con otros montañeros que asombrados por la zona por la que han ascendido les indican el lógico paso o itinerario de descenso para así evitar el peligroso descenso. Después de conseguida esta cumbre se dirigen a la portilla de Don Carlos para enlazar con el camino que les llevará de nuevo hasta el refugio a través del Jou Nevado y del Jou sin Terra.

Bajada por Pandébano y con el coche, ¡para Bejes!, ¡tenemos una cita!


En Bejes (Liébana, Cantabria) nos estaban esperando nuestros amigos Dudu y Jose… ¡Vaya recibimiento, vaya encuentro! El albergue (albergue La Aldea, 942733561, www.alberguelaaldea.com) estaba prácticamente lleno, aunque nosotros teníamos intención de vivaquear por los alrededores. Así fue. Preparación de nuestro palacete al aire libre, cenita, unas sidritas para celebrar,… y a disfrutar de la conversación, los chupitos, los amigos, la noche, las estrellas,…

Al día siguiente hicimos todos juntos una gran parte de la ruta del Canal del Urdón (o canal de Reñinuevo). Una ruta con varios atractivos, con bastantes sube-baja, abundante vegetación, que unas veces transcurre por el canal, otras por senderos con un patio curioso,… No es una ruta para todo el mundo, por sus pendientes, algunos pasos elevados, precipicios, túneles, el andar por el borde del canal,… Se nos hizo un poco larga, supongo que porque, después de lo leído, pensábamos que era más corta, nos habíamos hecho una idea un poco equivocada, y porque estábamos deseando llegar a La Hermida, donde nos esperaban las fabes, el queso,…

¡Un fin de semana estupendo, en todos los sentidos!

Esperamos poder repetir pronto.

¡Disfrutad!

Os dejo un montón de fotos en los siguientes enlaces:
Fotos de Agustín.

Fotos de Carlos Elías.

Fotos de Carlos Sanz.

Fotos de Dudu.

Fotos de José Antonio.

Fotos de Lillo.

Fotos de Miguel Manjón.

Fotos de Juli 1 y fotos de Juli 2 .

Fotos de Sánchez.

Fotos de Sebas.

II Carrera del Rock and Roll

II Carrera del Rock and Roll

El 14 de julio, sábado, nos fuimos el amigo Gabi y yo a San Lorenzo de El Escorial para participar en la carrera de la que tanto nos había hablado el propio Gabi (que también participó el año pasado): II Carrera del Rock and Roll (http://www.runners.es/Rock/ ). Una carrera que comienza a las nueve de la noche, que presume de tener una cuesta “rompecorazones” (hablan de un 25% de pendiente máxima y 13% de media, ¡qué barbaridad!) y que está aderezada con algunas jóvenes bandas de música durante el recorrido y un concierto al final de velada.

Ya estaba yo deseoso de vivir en persona ese ambiente de rock and roll y música por las calles, corredores disfrazados,… y poder comprobar si esa cuesta es o no una “rompecorazones”.

Es una carrera con características que no están al uso de otras pruebas de atletismo. Me gusta el tinte rockandrolero del invento, con su concurso de disfraces y todo. Eso hace que mucha gente corra envuelta en un disfraz. Gabi y yo, sin ánimo de disfraz propiamente dicho y mucho menos de ganar el concurso, corrimos con un par de guitarras. ¡Menudo juego dan!

La carrera en sí discurre por San Lorenzo de El Escorial, casi 8 km. por calles de la periferia, y algunas del centro, con salida y llegada en el propio Monasterio, ¡todo un lujo! Eso sí, te sacan por una zona de chaletes con gente en las piscinas y un olor “mortal” a parrilladas, ¡por Dios, a esas horas! ¡A mí no me hagáis esta jugada!

Y sí, la cuesta es una “pedazo rompecorazones”. Mortal de la muerte. Larga de narices y más empinada que el mes de enero. ¡Qué barbaridad! Pudimos subirla corriendo, sin parar, pero con unos esfuerzos terribles. Gabi, estabas en lo cierto, esta cuesta no tiene calificación…

La nota estuvo en una circunstancia que nunca me había sucedido en ninguna de las pruebas a las que he asistido. Circunstancias de la vida hicieron que una parte de los participantes (hablan de los 250 primeros) se pasaran el primer cruce, corriendo como locos por una zona fuera del itinerario (con su correspondiente cuesta para abajo y cuesta para arriba al volver). ¡Vaya movida se ha montado! Si os apetece, podéis leer los foros de la web (http://www.runners.es/Rock/). Total, que los atletas que suelen salir en cabeza hicieron aproximadamente 3 km. más que el resto, con todo lo que implica. La gente estaba más quemada que la pipa de un indio. La organización ha emitido un comunicado oficial pidiendo disculpas,… Yo lo he entendido y lo he asimilado sin problema (claro que yo no tuve que correr esos kilómetros de más, je, je,…), pero hay corredores que al llegar a la meta si pillan al voluntario que no estaba en su cruce,... Sí, es cierto que hubo un fallo, pero tampoco es para ponerse como algunos se han puesto. Lo que más me habría dolido es que algún corredor hubiera tenido algún percance con algún coche en esas zonas fuera de recorrido oficial; algo que no sucedió. Es la primera vez que paso por una situación así en una carrera, pero yo me quedo con todo lo positivo de ese día (los errores están ahí y la gente de la organización deberá tomar nota de ellos, pero los aciertos también) y doy la enhorabuena a todo ese grupo de gente que en su día tuvo la idea de llevar a cabo la carrera, de organizarla y de llevarla a la realidad. Felicito a todos los voluntarios (todos muy sonrientes y siempre animando, ¡estupendo!), la Policía Local, la gente que estuvo animando, organizando, colaborando,... e incluso al voluntario que no estaba en su sitio, ¡bastante chasco personal se habrá llevado el pobre!
También entiendo a todos aquellos que iban a hacer sus marcas, ganar en sus respectivas categorías,... ¡La verdad es que es una puñeta! Pero no entiendo cómo se han puesto algunos y las críticas que han lanzado. Todo en esta vida es relativo.

Ganaron los hermanos Capitán (que hicieron más de 10 km. por la equivocación). Gracias a este error, del que yo soy inocente, y a que estaba colocado de la mitad para atrás en la salida (prácticamente al final para permitir a los corredores más rápidos ir sin agobios, cosa que hago en todas las carreras) pues quedé entre los 100 primeros, je, je,… Algo que en una carrera con ¿1200? inscritos y teniendo en cuenta que mi forma física este año es lo que es, no se me habría pasado nunca por la cabeza. Pero bueno, ahí está. Sé que el puesto es ficticio, pero el tiempo es el que hay (el próximo año habrá que rebajarlo, ¿eh, Gabi?):

Puesto 95: RUANO MONZON, GABI (530) 00:41:40

Puesto 96: GARCIA GUTIERREZ, ANGEL (669) 00:41:41

En fin, que os animo a todos a que el próximo año nos acompañéis a disfrutar de esta carrera.

Por cierto, volví a correr con la cámara de fotos y aquí os dejo unas instantáneas (como se estaba haciendo de noche, pues, otra vez, están todas movidas).

¡Viva el correr por correr! A disfrutar del deporte y de la vida.

BTT "por el país de las brañas" - Villablino - León

BTT "por el país de las brañas" - Villablino - León

Angélica y Alberto han estado este pasado fin de semana dándole a los pedales “por el país de las brañas”.

6ª Travesía en Bicicleta de Montaña "Por el país de las brañas".

Domingo 8 de Julio de 2007 a las 9:00h. Villablino - LEÓN

http://193.147.213.25/perico/actualidad/Laciana/travesia-2007/travesia-2007.html#top

 

Nos mandan unas letras compartiendo su experiencia y algunas fotografías. ¡A ver si el próximo año nos animamos y vamos a conocer esos caminos, al parecer, empinados, je, je,…!

 

Os copio-pego:

 

Comenzaremos diciendo y similar a lo que decían los galos sobre los romanos... Estos mineros están locos!!!

La ruta fue este domingo día 8. Allí estábamos 110 paisanos a las 8 de la mañana dispuestos a disfrutar de un día soleado y de un "paseo en nuestras bicis. Cuando estás allí y empiezas a ver participantes ya te das cuentas de que algo no marcha como tú esperabas. Un material de la leche, senderos alternativos para el que no aguante el ritmo. Motos de trial como acompañantes y taller móvil por si hay que hacer alguna asistencia, y sobre todo un comentario generalizado "ya veréis los descensos de este año"... Curiosidad, de las subidas nadie hablaba.

La cosa empezó bien, unos 6 km por una ruta verde río arriba, parecida a la de La Senda del Oso, todos en grupo en plan salida neutralizada. A partir de ahí subida a un puerto de montaña (por asfalto eso sí) pero que calentaba las piernas y te hacía meter el piñón grande de la bici (el plato chico ya no lo abandonamos en todo el circuito).

Tras 7 km de puerto empezó lo bueno, una pista forestal que discurría entre un robledal esplendido, continuamos subiendo hasta afrontar la primera bajada. No os hacéis una idea!!! Espectacular. Un sendero en el que apenas cabía la bicicleta y con una pendiente que ponía los pelos de punta. Después de casi una hora de bajada el primer avituallamiento sólido: fruta, dulces, un culín de sidra y a seguir. Otra subida eterna y más bajadas de vértigo. Así discurrió la carrera hasta las 14 horas, con unos paisajes increíbles, caídas que no llegaron a más, y un ambiente alegre y de fiesta que sin duda recomiendo a todos para las próximas ediciones.

Algunas fotos: http://picasaweb.google.es/lilloman/F_bttVillablino

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres